Tramado estocástico

Todos los procesos de impresión, tradicionales o nuevos, tienen una limitación cuando reproducen imágenes fotográficas de tono continuo: sólo pueden transferir o no transferir tinta. Es posible imprimir una capa de tinta uniforme o, como alternativa, dejar el papel sin impresión.

En la terminología actual, esto se conoce como imágenes de 1 bit o binarias.

La reproducción binaria de un tono continuo o fotografía, no da suficiente información para reproducir una imagen adecuadamente si no se logran los niveles de grises. La reproducción de estos niveles es ilusoria y se obtiene al variar la proporción impresa en el substrato, de manera que nuestro sistema visual la integra con las porciones no impresas del substrato y percibe los niveles de grises, dando al ojo la sensación de continuidad de los tonos.

La impresión tradicional utilizó por muchos años la trama AM (amplitud modulada), donde las características de la imagen o rango tonal eran determinadas por la variación del tamaño del punto manteniendo una distancia constante, es decir, en un área de luces el punto disminuía en tamaño mientras que en las sombras aumentaba.

Los impresores, al convivir con este tipo de reproducción, han lidiado algunos problemas que esta acarrea, como la pérdida de detalle causada por la distancia constante entre los puntos, los saltos tonales abruptos originados por los traslapes de los puntos, especialmente en los tonos medios, la visibilidad de la roseta producida por algún mal registro o la mala escogencia de la relación lpi/dpi, el moiré o artefactos (estructuras visibles) en la imagen como consecuencia de la interferencia entre la angulatura de los puntos con los patrones del arte original.

En los años noventa, con el desarrollo del Postscript y de procesadores más eficientes, surgieron nuevas herramientas de tramado que comenzaron a ser utilizadas, combinadas con los últimos dispositivos de salida, léase CTP, para contrarrestar de cierta manera algunas inestabilidades del proceso de impresión.

Entre estas herramientas se encuentran las tramas estocástica o FM (primer y segundo orden), híbrida AM/FM y de alta definición AM.

El tramado estocástico o FM, que en realidad no difiere de la trama tradicional en la forma como los niveles de grises son logrados, cubriendo o descubriendo áreas del papel con tinta, sí es diferente en la forma como se ubican los puntos para lograr estos niveles de grises.

En la trama estocástica, los rangos tonales se logran por la variación de la distancia entre los puntos, manteniendo su tamaño constante. Así, en una zona de altas luces, los puntos están más separados que en un área de sombras, donde los puntos se encuentran aglutinados.

Esta distribución variable y no fija, no gobernada por celdas, elimina el concepto de LPI o líneas por pulgada. Los micro puntos estocásticos son ubicados por el algoritmo de una manera aleatoria, sin ninguna alineación o angulatura, eliminando así la roseta tradicional de la reproducción AM.

Fuente: Materia de Preprensa Digital de la Universidad de Londres

Publicado en Preprensa digital

Suscríbete:

who's online