Uso de las razones financieras

Para evaluar la condición y el desempeño financiero de una empresa, el analista financiero necesita “verificar” varios aspectos de la salud financiera de una empresa.

Una de las herramientas utilizadas con frecuencia para hacer estas verificaciones es una razón financiera o índice, que relaciona entre sí dos elementos de la información financiera al dividir una cantidad entre la otra.

¿Por qué utilizar una razón? ¿Por qué no simplemente mirar los números en sí? Calculamos las razones porque de esta manera obtenemos una comparación que puede ser más útil que los propios números. Por ejemplo, suponga que una empresa obtuvo este año utilidades netas por $1 millón.

Esto parece lo bastante rentable. Pero, ¿qué pasa si la empresa tiene $100 millones invertidos en activos totales? Al dividir la utilidad neta entre los activos totales, obtenemos $1M/$100M = .01, el rendimiento de la empresa sobre los activos totales.

La cantidad .01 significa que cada dólar de activos invertido en la empresa obtuvo un rendimiento de 1%. Una cuenta de ahorros proporciona un mejor rendimiento sobre la inversión que éste, y con un riesgo mejor. En este ejemplo, la razón fue bastante informativa.

Pero sea cuidadoso. Necesita ser precavido, elegir e interpretar razones. Tome el inventario y divídalo entre el capital adicional pagado. Tiene una razón, pero lo desafiamos a obtener alguna interpretación significativa de la cantidad resultante.

Comparaciones internas. El análisis de las razones financieras incluye dos tipos de comparaciones. Primero, el analista debe comparar una razón actual con tazones anteriores y las que se esperan en el futuro para la misma empresa.

La razón del circulante (la razón del activo circulante contra el pasivo circulante) para el final del año actual se puede comparar con la razón del circulante a fines del año anterior.

Cuando se colocan las razones financieras sobre una hoja de trabajo que abra un periodo de años, el analista puede estudiar la composición del cambio y determinar si ha habido alguna mejoría o deterioro en la situación financiera y el desempeño de la empresa con el transcurso del tiempo.

En resumen, no interesa tanto una razón en un momento determinado, sino esa razón con el transcurso del tiempo. Las razones financieras también se pueden calcular para estados proyectados, o proforma, y comparados con razones actuales y anteriores.

Comparaciones internas y fuentes de las razones de las industrias. El segundo método de comparación implica comparar las razones de una empresa con las de empresas similares o con promedios de la industria en el mismo momento en el tiempo.

Este tipo de comparación permite conocer la situación financiera relativa y el desempeño de la empresa también nos ayuda a identificar cualquier desviación significativa de algún promedio (o estándar) aplicable de la industria.

Las razones financieras para diversas industrias son publicadas por: Robert Morris Associates, Dun & Bradstreet, Prentice-Hall (Almanac of Business and Industrial Financial Ratios), la Federal Trade Commission y la Securities and Exchange Commission, así como por diversas agencias de crédito y asociaciones mercantiles.

El analista debe evitar usar “reglas prácticas” en forma indiscriminada para tod as las industrias. El criterio de que todas las empresas tengan al menos una razón de circulante de 1.5 a 1 resulta inapropiado.

El análisis tiene que ser en relación al tipo de negocio al que se dedica la empresa y a la empresa en sí.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online