Valoración de enfermería para los recién nacidos en alto riesgo

Los R.N. de alto riesgo van a unidades de cuidados intensivos, cuidados medios o cuidados mínimos: estos son tres niveles de asistencia distintos en función de la gravedad del niño.

Aquí el trabajo de enfermería resulta crucial ya que se debe hacer mucha observación y valoración (el niño sólo llora o se mueve pero no habla). El enfermero puede observar cambios de actitud, vómitos, color de la piel, problemas de asfixia.

La deficiencia de esta observación puede llevar a la muerte de un R.N. sin darnos cuenta. Además las medidas de asepsia son muy importantes.

El cuidado enfermero de los niños de riesgo requiere:

a) Anticipación.
b) Planificación de cuidados presentes o posibles.
c) Intervención y aplicación de los tratamientos prescritos.
d) Estar familiarizados con el manejo del utillaje, a veces muy sofisticado.
e) Ser sensibles a las necesidades de los padres cuando se enfrentan a la enfermedad, muerte del hijo o riesgo de secuelas.

Los datos que se deben valorar son:

1) Historia del embarazo: edad gestacional (tomamos datos que nos dicen como evolucionó, problemas que tuvo, controles de salud).
2) Historia del trabajo de parto y del parto en sí: partograma, (fármacos administrados, tiempo de dilatación, expulsivo, instrumentos obstétricos o no, valoración inicial del R.N.).
3) Estado actual del neonato: puntuación APGAR al minuto y a los cinco minutos de vida (valoración de su morfología y características, de su fisiología, micciones, evacuación de meconio).
4) Información sobre la interacción padre-madre-hijo (capacidad de los padres para establecer contacto visual con el neonato cara a cara, hablarle, tocarle, acariciarlo; hacer planes de futuro).

Objetivos de la atención de enfermería

1) Disminuir las situaciones que pueden alterar el funcionamiento fisiológico del neonato (Ej. dejar la incubadora abierta, temperatura).
2) Observar signos de cambio (Ej. coloración).
3) Interpretar los datos del laboratorio y otras exploraciones.
4) Conservar la energía del lactante (mantener la temperatura del neonato dentro de los límites de la zona de neutralidad térmica).
5) Favorecer el establecimiento de ciclos (vigilia-sueño).
6) Estimular el desarrollo del niño (psicomotriz).
7) Ayudar a los padres a establecer una vinculación positiva con el neonato.

Diagnósticos de enfermería

1) Deterioro del intercambio gaseoso
2) Patrón respiratorio ineficaz
3) Riesgo de alteración de la temperatura corporal
4) Termorregulación ineficaz
5) Posible alteración de la nutrición por defecto
6) Riesgo de aspiración
7) Dificultad para la lactancia materna
8) Alteración potencial en el volumen de líquidos por déficit o por exceso
9) Posibilidad de alteración de los problemas de eliminación
10) Riesgo de infección
11) Deterioro de la integridad cutánea
12) Alteración de los procesos de relación de la familia y patrones familiares

Fuente: Apuntes y notas de enfermería materno infantil del Conalep

Publicado en Enfermería

Suscríbete:

who's online