Abejas

Desde los albores de la humanidad, nuestros antepasados descubrieron que las abejas almacenaban sus reservas alimenticias dentro de la colmena y para quitarles la miel las ahuyentaban o mataban, prendiendo fogatas cerca de ellas.

Durante mucho tiempo el hombre solo utilizó la miel, pero con el transcurrir de los años aprendió a usar la cera de los panales,la jalea real, el polen y los propóleos.

La miel se asimila más rápido que otros azúcares, esta libre de contaminación y posee el perfume de las flores donde se posaron las abejas para tomar el néctar.

Gradualmente, el hombre ha descubierto nuevas propiedades, alimenticias y medicinales, en los distintos productos que elaboran las abejas. Sin embargo, el común de las personas solo utiliza la miel como alimento edulcorante, la cera como combustible, la jalea real y el polen como alimento concentrado.

Abejas
Finalidad

En la producción de miel, polen, jalea real o propóleos en particular, no existen razas de abejas especializadas. Es posible que un apicultor dedique su apiario sólo para extraer polen, tomando todo o parte del que las abejas puedan recolectar y dejar la miel para la subsistencia de las colonias, sin que para ello requiera una raza especializada.

Toda la producción de un apiario está a cargo del grupo familiar conformado por las obreras. Desde el sexto y hasta el noveno día de nacidas éstas producen una substancia lechosa llamada jalea real, secretada por sus glándulas Laticíferas y con la cual alimentan a todas las larvas en sus dos primeros días y a la reina durante toda su vida.

Esto no quiere decir que la reina se alimente única y exclusivamente de jalea real, pues en ocasiones ingiere miel y polen. Del décimo al vigésimo día, las obreras producen cera, y del vigésimo primer día hasta el fin de su existencia (tres semanas cuando el trabajo es arduo o seis meses cuando es escaso se dedica a pecorear, o sea, a la recolección de polen y néctar, además de propóleos y agua.

Otra finalidad, no siempre bien valorada, es la polinización de las flores, necesaria para la fecundación que da origen a los frutos. Esta labor la realizan las obreras pecoreadoras y otros insectos al juntar el polen con el néctar. Experiencias realizadas en varias partes del mundo han demostrado que la producción de frutos aumenta en las plantaciones cuando se instalan colmenas en ellas.

En las abejas se presenta un polimorfismo, normalmente triple: reina, zánganos y obreras, cada uno con formas y funciones propias. La reina se distingue fácilmente por su mayor tamaño. ya qué su abdomen es más alargado y turgente que el de los demás miembros de la familia, como consecuencia del desarrollo que alcanzan sus órganos reproductores, lo cual hace que sus movimientos sean más lentos.

Es la única hembra completa, esto es, capaz de poner huevos fértiles, indispensable función para la vida de la colonia. Puede vivir hasta seis años. Es rara la presencia de dos reinas en una misma colonia y cuando así ocurre es por corto tiempo. Obtiene su poder reproductivo de la alimentación, consistente de manera casi exclusiva en jalea real.

Los zánganos son los machos de la familia, más gran des que las obreras pero menores que la reina. Su número oscila alrededor de 500 por colonia y su única función es fecundar a la reina aunque sólo tres o cuatro zánganos lo logran y por una vez en su vida, ya que sus órganos genitales quedan adheridos a los de la reina, ocasionándoles la muerte.

Nacen de huevos sin fecundar puestos por la reina (partenogénesis), aunque suele ocurrir que sean hijos de alguna obrera, en cuyo caso son más pequeños que los hijos de la reina, pero de todas maneras más grandes que las obreras, gracias a la mayor cantidad de jalea real que reciben como alimento.

Las obreras son hembras imperfectas, las más pequeñas de la colonia, hijas de la reina y nacidas de huevos fértiles. Las obreras son las encargadas de realizar el trabajo, con exclusividad y para toda su vida.

Cuando quedan huerfanas por ausencia de la reina durante mucho tiempo (más de tres meses) , algunas obreras comienzan a poner huevos en un intento fallido por producir reinas y obreras, lo cual ocasiona una proliferación exagerada de zánganos que, en lugar de solucionar el problema, acaba con la colonia, por que lo único que hacen es comer.

Fuente: Apuntes de Producción Agroindustrial de la Unideg

Publicado en Producción agroindustrial

Suscríbete:

who's online