Ambiente externo y su impacto

El mundo en que vivimos y viviremos, así como el ambiente en el cual operan las organizaciones no tiene precedente.

La dinámica social a diario la experimentamos cada vez con mayor rapidez, aún cuando los elementos sean los mismos nos percatamos a diario de nuevas formas de vida, integración de nuevos estilos productivos y políticas, así como de nuevos valores sociales aplicados a todos los niveles de vida.

Por ello, las organizaciones tienen la necesidad de compartir y de abordar todos estos cambios, ya sea de manera directa o a través de información que le va permitiendo redireccionar sus esfuerzos hacia grupos cada vez más demandantes en cuestión de productos y servicios.

Pero, ¿Cómo podemos definir al ambiente externo?, bueno antes que nada el medio ambiente organizacional puede ser interno o externo y es considerado como aquéllas fuerzas que influyen en la toma de decisiones de cualquier institución.

Algunas pueden ser manipuladas por la organización (fuerzas internas), pero algunas otras no, y estas son las fuerzas externas, es decir el ambiente externo organizacional.

Estas fuerzas externas son relevantes y están fuera de los límites de la compañía, por relevantes debemos de entender todos los factores a los que los gerentes deben de prestar atención para ayudar a sus organizaciones a competir con eficacia para sobrevivir.

En la medida de que conozcamos a fondo cada una de estas fuerzas externas podremos no solo actuar con éxito en los escenarios económicos, políticos y sociales de nuestro medio ambiente, sino también formar parte del protagonismo del cambio social y organizacional.

Todos estamos inmersos en el proceso de cambio, y es una demanda latente a nivel internacional, es un requisito globalizado, las empresas vienen enfrentando desde hace algún tiempo situaciones que nunca antes habríamos imaginado.

La sustentabilidad, responsabilidad social, la ventaja competitiva internacional y los bloques económicos así como los requisitos de calidad y excelencia son solo una pequeña muestra de cómo se está organizando el mundo allá afuera.

La desventaja de estos nuevos modelos son para los países en desarrollo como el nuestro, y es por eso quienes están al frente de las instituciones están obligados ahora a prepararse y tomar conciencia con respecto a la necesidad de un cambio en las organizaciones.

Fuente: Administración I de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Administración

Suscríbete:

who's online