Competencia

La noción más común del concepto de competencia se centra en la rivalidad que existe entre los grupos de personas o agentes encargados de llevar a cabo las transacciones.

La rivalidad existente entre vendedores y compradores es obvia, pues se vive en un mundo donde los recursos son escasos. De parte del comprador, la competencia comprende desde la búsqueda de mejores negocios, hasta la manera de sacar provecho de descuentos por cantidades de parte del vendedor, asume estrategias para mejorar los productos, crear nuevos y modificar los antiguos.

Competencia perfecta o pura. Es una estructura ideal de mercado en la cual existen numerosos compradores y vendedores de cierto productos, los productos que se ofrecen son semejantes (o tipificados), se presenta una libertad absoluta, tanto para compradores como para vendedores, y no existe un control de precios, ni tampoco un reglamento para fijarlos.

Un ejemplo hipotético y aproximado de un mercado de competencia perfecta puede constituirlo el de la «naranja tardía. En primer lugar, ni el Ministerio de Comercio Exterior ni el de Agricultura, ni otro organismo oficial intervienen en el mercado; por tanto, se conserva libre.

En segundo lugar, la naranja que se produce en cierto país americano tiene una calidad homogénea. En tercer lugar, las cotizaciones acerca de los precios aparecen publicadas en boletines semanales y quincenales, lo cual le da transparencia al mercado. Por último, muchos agricultores quieren vender (oferentes) y muchos comerciantes o almacenistas pretenden comprar (demandantes).

Cuando este último fenómeno se presenta,el mercadeo es libre y concurrencial, porque en él cualquier personas puede entrar a concurrir como demandante u oferente si así lo quiere, o también puede salirse del mercado cuando lo considere oportuno, cosa que no sucede, por ejemplo, en el mercado de los autobuses urbanos donde se exige una licencia para que el autobús permanezca en circulación.

De lo anterior se desprende que la libertad, la homogeneidad, la transparencia y la concurrencia son las condiciones básicas para garantizar un mercado perfectamente competitivo. En realidad,el mercado de competencia perfecta no existe, aunque se puede afirmar que en la medida en que cumpla con las características señaladas será más o menos perfecto.

Para cualquier empresario, la comprensión de la competencia pura le proporciona claros indicios sobre las decisiones de fijación de precios y un punto de referencia a partir del cual pueden analizarse las estructuras de mercado agrícola bastante usuales, como el oligopolio y la competencia monopolistica.

Competencia imperfecta. Como ya se estableció, las características de una competencia perfecta no se dan, lo que en realidad existe es una diversidad de mercados con cinco características básicas:

1. El número de oferentes puede ser más reducido qu e el de la competencia imperfecta, incluso puede existir un solo vendedor. En este caso quienes hacen la oferta pueden intervenir para modificar los precios.
2. No hay libertad plena para la movilidad, tanto de los productos como de los factores de producción. Esto quiere decir que existe o puede llegar a existir cierto control de productos y factores.
3. No se presenta la homogeneidad del producto (existe diferenciación). A causa de estas diferencias, que pueden ser reales o supuestas, existe la publicidad competitiva.
4. No se da una libertad de concurrencia plena; esto es, se hace difícil que nuevos oferentes entren al mercado, debido a que se presentan diversos tipos de control (de patentes, tecnológico, etc.).
5. No existe la transparencia, no se conocen con claridad los movimientos de los demandantes ni del mercado y puede darse la posibilidad de que sean los oferentes quienes conozcan mejor las tendencias del mercado.

Fuente: Apuntes de Producción Agroindustrial de la Unideg

Publicado en Producción agroindustrial

Suscríbete:

who's online