Conflicto y frustración, su definición e importancia dentro del campo organizacional

Los conflictos, las desavenencias y controversias siempre han existido entre individuos, grupos y organizaciones.

En consecuencia, hay diferentes puntos de vista al respecto. Los tradicionalistas los consideraban de manera negativa, algo que era destructivo e irracional y que, consecuentemente, había que evitar.

La escuela de las relaciones humanas más tarde consideró que los conflictos eran inevitables e incluso a veces resultaban benéficos para el desempeño de los grupos.

Para el enfoque interactivo los conflictos no sólo deben tolerarse, sino fomentarse, porque es muy probable que los grupos armoniosos, tranquilos y cooperativos se vuelvan apáticos, perezosos e impasibles ante las innovaciones.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online