Creencias, opiniones y actitudes del mexicano frente a las organizaciones

Uno de los capítulos más interesantes de Díaz-Guerrero, vinculado al tema, es el de motivaciones del trabajador mexicano, misma que se considera explicada por múltiples variables (fuerzas, motivos, necesidades, deseos, impulsos, instintos, etc.), no por una sola como han sostenido muchos psicólogos.

Parte de la revisión de algunas de las expresiones del mexicano acerca de los tópicos del trabajo que indicarían que el mexicano no está muy motivado por trabajar son: “el trabajo embrutece”, “trabajar de balde ni a tu padre”, “la ociosidad es la madre de una vida padre”,, para posteriormente profundizar en lo que se esconde detrás de estas expresiones.

Retoma el modelo de Maslow y sus prioridades en las necesidades que indican que no pasamos a una de orden superior hasta haber satisfecho la de orden inferior (necesidades fisiológicas, de conservación, de afecto, autoestima y realización).

Muestra que si algo tiene en exceso el mexicano de niño es amor y de adulto amistad, por lo que debería estar satisfecho al respecto. Sin embargo, su necesidad de amigos y de hablar continuamente sigue siendo desusadamente intensa.

También se muestra excesivamente intensa la necesidad de sentirse capaz y valioso, por lo que se le dedica mucho tiempo y energía a satisfacerla por cualquier camino, lícito o no, si tenemos dudas de nosotros mismos, la otra posibilidad de llenar la necesidad es que otros nos atribuyan capacidad, poder, inteligencia, simpatía, belleza.

También puede sustituirse con criterios de posición social o simplemente de disposición de dinero.

Si esta satisfacción es bloqueada en todas sus variantes, los individuos presentan sentimientos de inferioridad, de inseguridad personal y hasta debilidad y desesperanza, pudiendo incluso desembocar en el pesimismo crónico o la completa apatía.

Una tendencia ya francamente anormal para compensar la falta de autoestima es fanfarronear, tratando de engañarnos a nosotros mismos.

La falta de satisfacción de esta necesidad provoca que rara vez pueda satisfacer la siguiente (autorrealización) en nuestro contexto.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online