Distintos estilos de aprendizaje

Está demostrado por diversas teorías psicológicas, que cada persona piensa, razona (captar, estructurar, fijar, retener y recuperar información) de modo muy diferente, que aprende de forma diversa (secuencial o globalmente) y que, a su vez, estas premisas influyen en los factores condicionantes del estudio (luz, sonido, temperatura, planificación de horarios, motivación, persistencia, estructura…).

Tales teorías fundamentan los Estilos de Aprendizaje, confirman la diversidad de alumnos en el contexto educativo y proponen un camino de reflexión personal, por una parte, para que el estudiante se autoconozca, para que se enfrente a la tarea de aprender con unas herramientas adecuadas que potencien y aseguren su éxito académico; y por otra parte, para que el educador/a diagnostique/conozca la forma de aprender de sus estudiantes, tan peculiar y diferente, y pueda adaptar en algunas ocasiones, y armonizar en otras, su forma de enseñar.

Cada persona aprende de manera distinta a las demás: utiliza diferentes estrategias, aprende con diferentes velocidades e incluso con mayor o menor eficacia incluso aunque tengan las mismas motivaciones, el mismo nivel de instrucción, la misma edad o estén estudiando el mismo tema. Sin embargo, es importante no utilizar los estilos de aprendizaje como una herramienta para clasificar a los alumnos en categorías cerradas, ya que la manera de aprender evoluciona y cambia constantemente.

Nosotros apostamos por las teorías que defiende la idea de que el aprendizaje sigue un proceso circular. Creemos, que cuando experimentamos/vivimos una situación, reflexionamos sobre ella, analizamos y deducimos las consecuencias que suceden tras la ejecución y elaboramos una teoría, lo más ajustada que podemos de acuerdo a nuestras percepciones, intuiciones, conocimientos, descubrimientos, etc., somos capaces de marcar unas pautas nuevas de actuación que modificarán y/o matizarán conductas que realicemos en futuras ocasiones. Según Alonso, C.M. y Gallego, D.J. (1994), el proceso de aprendizaje es un proceso cíclico que implica los 4 estilos aprendizaje básicos:

Primeramente se toma información, se capta (estilo activo). A continuación se analiza (estilo reflexivo). Se abstrae para sintetizar, clasificar, estructurar y asociarla a conocimientos anteriores (estilo teórico). Luego se lleva a la práctica, se aplica, se experimenta (estilo pragmático)“.

Estilos de aprendizaje

Fuente: Entrenamiento en competencias para el estudio autorregulado a distancia de la UNED, licencia Creative Commons License 2.5.

Publicado en Competencias para el estudio a distancia

Suscríbete:

who's online