División del trabajo agrícola

Las tierras señaladas antes eran cultivadas fundamentalmente por los siguientes tipos de trabajadores, diferenciados por su origen, su relación con la tierra y el destino del usufructo de su labor.

Calpuleque

Eran los macehuales que trabajaban en los calpulli para su propio provecho y para el pago de los tributos. Las tierras dedicadas a este últim o fin se labraban mediante jornadas rotativas.

Tecculeque

Eran los labradores de las tecpantlalli dentro de su propio calpulli; es decir, macehuales de posición similar a la de los calpuleque.

Unos y otros trabajaban para sí y para cubrir los tributos, de tal manera que la única diferencia entre ambos pare ce haber estado sólo en el destino de los frutos del suelo que cultivaban en comunidad.

En tanto que los calpuleque tributaban al rey tlatoani o señor supremo, los teccaleque lo hacían sólo al noble al cual estaba adjudicado el derecho de la tierra.
Renteros

Estos labraban tierras ajenas y podían tener o no parcelas asignadas a sus personas. Era gente que no teniendo o no queriendo tierras en su propio calpulli rentaba por un tiempo determinado las de nobles o de alguna comunidad.

Los tlatocatlalli eran trabajados por éstos y los miembros del calpulli podían arrendar las tierras de otro, siempre y cuando la renta se aplicara en beneficio del primero.

Mayeque

Eran gente de origen étnico distinto al de los usufructuarios de su trabajo. Trabajaban para los nobles o pipiltin las mismas tierras que con anterioridad habían poseído comunalmente, pero que habían perdido por la conquista. Los mayeques de México aparecen con la toma de Azcapotzalco.

Los mayeques eran también renteros de las tierras que labraban, pero a diferencia de los propiamente llamados así, lo eran sólo por determinado tiempo.

Estaban ligados de por vida a esta forma de trabajo. Además, juntamente con los derech os a la tierra quedaban incluidos en las sucesiones hereditarias de los poseedores.

La renta que pagaban, aparte del servicio de leña y agua para la casa del pillio noble consistía en una porción del producto recolectado o bien del cultivo de determinada superficie.

Como los teccaleque, tampoco ellos tributaron al tlatoani ni trabajaban en las sementeras comunales; sólo en tiempos de guerra acudían al servicio del señor supremo, quien además tenía sobre ellos jurisdicción civil y penal.

Fuente: Apuntes de Producción Agroindustrial de la Unideg

Publicado en Producción agroindustrial

Suscríbete:

who's online