Ejercicios prácticos y problemas

Para este tipo de examen habrá que seguir las pautas marcadas en las correspondientes asignaturas. No hay recomendaciones válidas para todos los exámenes de tipo práctico. Es obvio que requieren un entrenamiento previo.

Será difícil hacer correctamente una traducción del latín al español en un examen sin antes haber realizado un número considerable de ellas del mismo nivel de dificultad. Lo mismo podría decirse, por ejemplo, de un problema de Matemáticas Física,aunque el tiempo que nos conceden suele estar calculado presuponiendo que ya hemos adquirido cierta rapidez y práctica en la resolución.

A modo de ejemplo, para resolver un problema, puedes seguir estos pasos:

  1. Comprender el enunciado: Lee al menos dos veces el enunciado del problema y después esquematiza los datos y las incógnitas. Si es posible, representa los datos en un gráfico para facilitar la comprensión. Examina la relación entre los datos aportados y las incógnitas.
  2. Busca una estrategia para resolver el problema.
  3. Aplica paso a paso la estrategia de resolución. Realiza cuidadosamente los cálculos.
  4. Verifica el resultado. Si no es correcto, revisa cómo pueden relacionarse los datos y las incógnitas, para aplicar otra forma de resolución.

Es muy importante leer todos los problemas antes de empezar a resolverlos para distribuir el tiempo entre ellos según su dificultad. Empieza por el que mejor conozcas. Si te quedas bloqueado en algún problema, es preferible pasar a otro.

Fuente: Entrenamiento en competencias para el estudio autorregulado a distancia de la UNED, licencia Creative Commons License 2.5.

Publicado en Competencias para el estudio a distancia

Suscríbete:

who's online