El hombre dentro del campo de vida personal y laboral

La personalidad es tan importante para conseguir un trabajo como para conservarlo.

El ascenso se les otorga, con más frecuencia, a los que poseen una personalidad eficiente, que a quienes tienen capacidad, pero carecen de características personales deseables.

Un hombre o una mujer que carece de espíritu de cooperación, que es aparentemente desordenado, o que le falta un aceptable equilibrio emocional, no será buen empleado.

El establecimiento de pautas eficaces de conducta para el logro de una buena adaptación a la vida social requiere sinceridad y un esfuerzo consciente.

Solamente usted puede conseguir importantes cambios en su comportamiento. Puede adaptar éste de tal forma que logre evitar el sentirse fuera de lugar en sus relaciones con otras personas, superando sus defectos personales.

Las personas que toman decisiones están influidas por muchas fuerzas psicológicas tanto conscientes como subconscientes. Una de las más importantes de estas fuerzas es la personalidad.

Sin duda estamos conscientes de que la experiencia personal de las personas que toman decisiones varían en propensión al riesgo. Este aspecto específico de la personalidad influye fuertemente en el proceso de toma de decisión.

Una persona que toma decisiones con baja aversión al riesgo establece diferentes objetivos, evalúa las alternativas en forma distinta, y selecciona diferentes alternativas a las de una persona en la misma situación, que posee una alta aversión al riesgo.

Algunos resultados de investigaciones sugieren que los rasgos de personalidad, la capacidad de estar alerta, el nivel de energía, la tolerancia al estrés, la madurez emocional, la originalidad, la integridad personal y la auto-confianza están asociadas con un liderazgo efectivo.

Edwin Ghiselli informó de varios rasgos de personalidad que están asociados con la eficiencia del líder. Ghiselli estudió líderes en organizaciones y se interesó particularmente en las diferencias entre los líderes de diferentes niveles de estas organizaciones.

Una revisión más reciente de la literatura acerca de la teoría de los rasgos concluye que el logro, la motivación, la ambición, la tenacidad, la iniciativa y la auto-confianza están asociadas con el liderazgo.

Los líderes parecen mostrar una necesidad relativamente alta de poder, pero ellos hacen uso de esa necesidad en formas socialmente aceptados. Los líderes eficientes trabajan dentro del sistema para lograr resultados deseables.

Esta orientación particular para utilizar el poder con propósitos constructivos, denominada orientación socializada hacia el poder, ha sido bien establecida como una de las motivaciones de los líderes.

Otra motivación que distingue a los líderes es una necesidad relativamente alta de conseguir logros, particularmente según se refleje en el campo de sus intereses.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online