El papel y el interés de los aditivos alimentarios y los auxiliares de fabricación en la tecnología alimentaría

Nuestro objetivo será, simplemente, poner en evidencia la permanencia de ciertos problemas unidos a los alimentos y despejados de algunas motivaciones que han incitado y que incitarán a los hombres a buscar recursos y sustancias que hoy llamamos aditivos alimentarios y auxiliares tecnológicos.

Los autores nos participarán los deseos de su industria y el papel que pueden jugar aditivos y auxiliares a la vista de las nuevas tecnologías. Debemos poner en evidencia que aunque, solamente, desde hace algunos años se hable de aditivos alimentarios, su uso se remonta muy lejos, en el tiempo, bajo formas diferentes, pero siempre respondiendo a las mismas preocupaciones. Por el contrario, es en el transcurso de los últimos años, cuando su empleo se ha generalizado hasta codificarlo en paralelo con el desarrollo de la ciencia de los alimentos (bromatología), y la industrialización de nuevas técnicas.

Ciertos consumidores tienen la tendencia a negar su interés, creyendo que las industrias alimentarías los emplean siempre en detrimento suyo, por ejemplo, para enmascarar una calidad inferior. Reconocida la gran contribución que ellos aportan para mejor valorar los alimentos, disminuir los engaños y satisfacer nuestros gustos variados.

Se deben olvidar las fastidiosas, costosas y al mismo tiempo repetitivas, faltas diarias del ama de casa, cuando ahora dispone, gracias a la industria alimentaría, de platos, de salsas, de postres y de bebidas dispuestas para el consumo, impensables sin el aditivo o el auxiliar tecnológico.

Nuestros contemporáneos reconocerán mas fácilmente estos innegables avances si ellos no tienen miedo a perder la salud a causa de las sustancias que figuran en las etiquetas, bajo nombres en consonancia, demasiados químicos o bajo números incomprensibles.

Es la hora de olvidar la historia y los peligros que el hombre ha sufrido a causa de la alimentación o de la falta de alimentación, según los casos: peligros, en cada época de su historia, en contraste a la seguridad que hoy tenemos en los países industrializados. Existen, no obstante, ciertas zonas de penumbra.

Son las preguntas que surgen sobre si está bien asentado el empleo de tal o cual aditivo. Son raros los accidentes. Pero, como imagen de nuestro tiempo, nos hacemos oídos al escándalo olvidando el resto. El interés de los aditivos alimentarios es indudable. Gracias a ellos disponemos de alimentos más sanos, más estables, más económicos y más variados. Esto es lo que nosotros esperamos que surja en esta obra.

Fuente: Análisis del proceso de los alimentos de la UNIDEG

Publicado en Análisis del proceso de los alimentos

Suscríbete:

who's online