Elementos básicos de la motivación

Los tres elementos básicos de la motivación son esfuerzo, metas organizacionales y necesidades.

– El elemento de esfuerzo es una medida de la intensidad. Cuando alguien está motivado, suele poner todo su empeño.

Pero los altos niveles de esfuerzo difícilmente dan resultados favorables en la realización del trabajo, a menos que se canalicen en una dirección que redunde en beneficio para la empresa.

– La calidad del esfuerzo y también su intensidad. El esfuerzo dirigido hacia las metas de la organización, compatible con ellas, es el tipo que hemos de buscar.

– La motivación como un proceso satisfactor de necesidades. En nuestra terminología, una necesidad significa algún estado que hace atractivos ciertos resultados. Una necesidad insatisfecha crea tensión que estimula impulsos en el interior del individuo.

Estos impulsos generan un comportamiento de búsquedas tendientes a encontrar metas especiales que, si se consiguen, satisfarán la necesidad y atenuarán la tensión. Por tanto, podemos decir que los empleados motivados se hallan en un estado de tensión.

Para aliviarla toman algunas medidas. Cuanto más intensa sea la tensión, mayor será el esfuerzo. Y si éste procura la satisfacción de la necesidad la tensión se reduce. Pero como nos interesa el comportamiento en el trabajo, el esfuerzo reductor de tensión ha de dirigirse además a la obligación de las metas organizacionales.

En consecuencia, nuestra definición de motivación conlleva que las necesidades del individuo sean compatibles y acordes a las metas de la empresa. Cuando no es así, es posible que el individuo realice un alto grado de esfuerzo que va contra los intereses de la organización.

Y, a propósito, no pocas veces sucede eso. Algunos empleados normalmente pasan mucho tiempo conversando con sus amigos en el trabajo a fin de satisfacer sus necesidades sociales.

Hay en ello mucho esfuerzo, sólo que está encauzado en una dirección improductiva. Señala Stoner que los gerentes e investigadores de la administración se enfrentaron al concepto de la motivación.

Ahora bien, uno tiene asimilada una idea general de lo que este concepto abarca, pero es bueno hacer hincapié en lo que piensan diversos autores con respecto a él.

La motivación es, en síntesis, lo que hace que un individuo actúe y se comporte de una determinada manera.

– Es una combinación de procesos intelectuales, fisiológicos y psicológicos que decide, en una situación dada, con qué vigor se actúa y en qué dirección se encauza la energía.

– Los factores que ocasionan, canalizan y sustentan la conducta humana en un sentido particular y comprometido.

– La motivación es un término genérico que se aplica a un amplia serie de impulsos, deseos, necesidades, anhelos, y fuerzas similares.

Decir que los administradores motivan a sus subordinados, es decir, que realizan cosas con las que esperan satisfacer esos impulsos y deseos e inducir a los subordinados a actuar de determinada manera.

Al parecer estas definiciones coinciden en que la motivación es un proceso o una combinación de procesos que consiste en influir de alguna manera en la conducta de las personas. Puede decirse que la motivación es la razón por la que un organismo lleva a cabo una actividad determinada.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online