Escuela Estructuralista

A final de la década de 1950, la corriente de las relaciones humanas entró en decadencia, criticada ampliamente por su contexto humano y sentimental de la organización; de esta forma no contribuyó ampliamente hacia la solución de problemas formales. Anticipadamente, a un nuevo concepto de pensamiento gerencial, la Teoría de la Burocracia (Max Weber, 1864-1920) se desarrolló dentro del estudio del pensamiento administrativo hacia la década de 1940, en función de diferentes factores entre ellos: la fragilidad de la teoría clásica y de la teoría de las relaciones humanas, así como la necesidad de un modelo de organización racional; sin embargo el modelo duró poco tiempo, ya que sus seguidores, como Merton, Selznick, Gouldner y otros comprobaron una serie de disfunciones y tensiones dentro de este modelo administrativo.

La teoría estructuralista vino a representar la aproximación más cercana al pensamiento humanístico de la administración y se convirtió en un producto mismo de la teoría de la burocracia. El estructuralismo parte de una serie de estudios llevados a cabo por destacados sociólogos, con respecto al análisis de las relaciones sociales, del sistema social global y la interdependencia entre las diferentes organizaciones, llegan a concretizar y a caracterizar una serie de elementos afines a todas las organizaciones. Esta serie de estudios se centran en los siguientes puntos fundamentales:

– Los objetivos de la organización. Es importante la participación de los miembros para definir los objetivos. Analizar los objetivos opuestos y la minoría que definen los objetivos. Así, como incluir en su estudio los objetivos abstractos y concretos.

Tipología de las organizaciones. Definen diferentes tipos de organización basada en los fines y objetivos, en la estructura misma de la organización, en el encaje de las organizaciones dentro del sistema global, social y económico.

– Las relaciones sociales dentro de la organización. Estudios de las múltiples interrelaciones que se dan dentro de la organización, las relaciones entre los individuos, entre los individuos y los grupos, entre los grupos y demás grupos y, estos últimos con las organizaciones. Estas relaciones determinan la estructura de la unidad económica y, dentro de esta estructura se reflejan los intereses, las actitudes y necesidades de cada uno de los miembros y grupos, dentro de una organización.

– Analiza los elementos formales e informales de la organización, así como la relación que existe entre ellos.

– La extensión de los grupos informales y su relación dentro y fuera de la organización, es decir, toda la dinámica social que se produce dentro de una unidad productiva, analizandola como una organización.

– La organización y su relación con el medio ambiente social. Es la primera corriente del pensamiento administrativo que sitúa a la organización dentro de un contexto social y económico determinado. Auxiliando al administrador a entender los fenómenos y relaciones que se producen dentro de la organización y su alrededor. Dejan atrás al concepto de empresa como un ente aislado, llevan acabo un estudio de las organizaciones de todo tipo, su estudio no sólo es crítico sino también comparativo, y las relaciones que guardan entre si.

– Los estructuralistas dirigen su análisis a todos los niveles de la organización. Con esto rebasan a Taylor y a Mayo, que son más específicos.

Estudian todo tipo de estímulos, tanto materiales como sociales, ambientales, su interdependencia de los mismo y su influencia mutua. Aquí se produce una síntesis en cuanto a la teoría de incentivos económicos e incentivos sociales y ambientales de Taylor y Mayo respectivamente.

Dentro de las aportaciones prácticas y concretas de esta corriente, se encuentra su teoría sobre el conflicto, desarrollando una serie de técnicas, procedimientos y mecanismos para suavizar los conflictos de la organización, ya que estos se sobre definen como un termómetro de las condiciones de una organización, son el reflejo de toda una serie de contradicciones que se encuentran dentro de la estructura social. El conflicto es un producto social, y por lo tanto es necesario resolver las contradicciones sociales entre el capital y la fuerza de trabajo, como no es posible entonces es necesario suavizarlo.

Fuente: Contaduría Básica I de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Administración

Suscríbete:

who's online