Factores que más elevan los estándares en el comite

Los dos factores que más elevan los estándares éticos son:

1. La exposición pública y la publicidad y
2. La creciente preocupación y participación de un público bien informado.

Estos factores están íntimamente relacionados con regulaciones del gobierno y la educación para aumentar el profesionalismo de los gerentes de negocios.

Para que los códigos éticos sean eficaces se deben tomar medidas para hacerlos cumplir. Se debe responsabilizar a los administradores por sus acciones no éticas.

Esto significa retirarles privilegios y beneficios y aplicarles sanciones. Aunque hacer cumplir los códigos éticos quizá no sea fácil, su simple existencia puede aumentar el comportamiento ético al clarificar las expectativas.

Por otra parte, no se debe esperar que resuelvan todos los problemas. De hecho, pueden crear una falsa sensación de seguridad. Para hacerlos cumplir con eficacia se requiere de un comportamiento ético coherente y del respaldo de la alta dirección.

Otro factor que podría elevar estos estándares es la enseñanza de la ética y los valores en las empresas así como en escuelas y universidades.

La Harvard Bussines School ha recibido una severa crítica de su propio presidente. Derek Bok, por la carencia de enseñanza de valores humanos.

Con la ayuda de ejecutivos de empresas, la escuela contrató al decano John McArthur y a miembros de la facultad con experiencia en la enseñanza de la ética para dar una nueva dirección a la escuela.

En el nuevo plan de estudios los aspectos financieros recibieron menos atención y se insistió más en la capacidad de las personas y en su comportamiento ético.

Puesto que Harvard es una de las escuelas con mayor número de graduados en administración de empresas que con frecuencia ocupan posiciones administrativas más altas, se puede esperar una mayor conciencia de la dimensión ética en la administración.

El caso de la empresa estadounidense ENRON, que ocultó sus problemas financieros a sus accionistas, ha recibido amplia publicidad, por lo que ha hecho evidente la necesidad de mejorar, garantizar y vigilar la conducta ética de las organizaciones tanto privadas como públicas.

Otros casos importantes fueron examinados por Saul Gellerman: La Manville Corporation, que aparentemente ocultó el peligro real del asbesto; el Continental Illinois Bank, algunos de cuyos gerentes interprearon erróneamente el interés global de la empresa, y la E.FR. Hutton and Company, que se reconoció culpable de un fraude por correo y telégrafo. Nerón

A la luz de su análisis, Gellerman hizo varias sugerencias, a saber:

a. Proporcionar normas claras para el comportamiento ético.
b. Enseñar normas éticas y su importancia.
c. En las áreas indefinidas donde existan dudas sobre la ética de una acción, abstenerse a ella.
d. Establecer controles que comprueben actos ilegales o no éticos (por ejemplo, establecer una agencia auditora que informe a los directores externos).
e. Realizar auditorias frecuentes e imprevistas.
f. Castigar en forma significativa a los violadores y hacerlo del conocimiento público para disuadir a otros.
g. Insistir en forma regular en que la lealtad a la compañía no disculpa la conducta o las acciones indebidas.

Finalmente se concluye que la responsabilidad social de las empresas, en particular y las organizaciones públicas y sociales, en general, exige se estudie permanentemente la repercusión de sus acciones sobre la sociedad, para garantizar su seguridad en lo físico, en lo mental y en lo ecológico.

Fuente: Apuntes de Administración V de la FCA de la UNAM

Publicado en Administración avanzada

Suscríbete:

who's online