Formación de cambio de actitudes

Las actitudes son los sentimientos y creencias que determinan en gran medida la manera en que los empleados perciben su ambiente de trabajo. También han sido definidas como declaraciones evaluativas o juicios (favorables o desfavorables) relativos a objetos, personas o hechos.

Una actitud tiene un componente cognoscitivo (opinión o creencia) y otro afectivo (emoción, sentimientos) que se traducen en un comportamiento o intención de comportarse de cierta manera hacia algo o alguien.

La satisfacción en el trabajo es una de ellas. Otros ejemplos son: el involucramiento con el puesto, el compromiso organizacional.

En el contexto norteamericano parecería lógico pensar que los sistemas de incentivos económicos pueden provocar una modificación de actitudes en el sentido deseado.

Así funcionan los programas de premios por desempeño, por no faltar, por no llegar tarde, no desperdiciar materia prima. Díaz-Guerrero le restaba importancia al incremento salarial como forma de motivar al mexicano, sin embargo, creo que en la actualidad es relevante.

También hay otras formas de modificar actitudes, en especial, la satisfacción en el trabajo, como puede ser metas más claras, supervisores más comprensivos, participación en el empleo, capacitación, mejor ambiente de trabajo.

Incluso una plática o la aplicación de una encuesta pueden permitir un desahogo emocional que produzca un cambio de actitud.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online