La naturaleza de los grupos de trabajo

Una organización posee ciertos requerimientos técnicos que surgen en función de las metas fijadas.

El logro de estas metas requiere que se lleven a cabo determinadas tareas que deben asignarse a los empleados.

Como consecuencia de esto, la mayoría de los empleados son miembros de un grupo basado en su posición dentro de las organizaciones; estos son los grupos formales.

Además, siempre que los individuos se asocien de manera cotidiana y por gusto, tienden a formarse grupos para compartir actividades distintas de las requeridas por las organizaciones: estos son los grupos informales.

Tanto los grupos formales como los informales muestran características comunes:

Grupos formales

Las necesidades y los procesos de la organización tienden a la formación de dos tipos de grupos formales:

Grupo de mando: este grupo, que está especificado en el organigrama, comprende a los empleados subordinados que reportan directamente a un supervisor determinado.

La relación de autoridad entre un jefe de departamento y los supervisores o entre la enfermera jefa y sus subordinados con un ejemplo de grupo de mando.

Grupo de tarea: un grupo de tarea comprende a los empleados que trabajan juntos para completar una tarea particular o un proyecto.

Por ejemplo, las actividades de los oficinistas en una compañía de seguros son tareas necesarias. Cuando se archiva una petición por accidente, varios empleados deben comunicarse y coordinarse entre sí para tratar de manera adecuada la reclamación del seguro por accidente.

Estas interacciones facilitan la formación de un grupo de tarea. Las enfermeras de guardia en las salas de urgencia de un hospital constituyen normalmente un grupo de tareas, ya que deben realizar ciertas actividades cuando tratan a un paciente.

Un tipo especial de grupo de tareas es el denominado equipo. El rendimiento del equipo es afectado por todos los factores que influyen a los grupos.

Pero los equipos también se afectan por factores adicionales que no afectan la productividad de otros tipos de grupos.

Grupos informales. Los grupos informales son agrupaciones naturales de personas en la situación laboral, que se juntan en respuesta a necesidades sociales.

En otras palabras, los grupos informales no surgen como resultado de un plan deliberado sino más bien evolucionan naturalmente. Existen dos grupos informales específicos:

Grupos de interés: individuos que pueden no ser miembros del mismo grupo de mando o de tarea pueden reunirse para alcanzar algunos objetivos comunes.

Los objetivos o metas de estos grupos no se relacionan con los de la organización sino que son específicos a cada grupo.

Los empleados que se unen para presentar un frente común ante un mando administrativo para conseguir más beneficios o los camareros que comparten sus propinas son ejemplos de grupos de interés.

Grupos de amistad: muchos grupos se forman porque sus miembros tienen algo en común, tal como edad, creencias políticas, u orígenes étnicos.

Estos grupos de amistades a menudo extienden su interacción y comunicación más allá de las actividades laborales.

Si se documentara los modelos de afiliación de los empleados de cualquier organización se vería con mucha claridad que ellos pertenecen a numerosos grupos, y que incluso a veces se traslapan.

Se ha distinguido entre dos grandes clasificaciones de grupos: formales e informales.

La mayor diferencias entre ellos es que los grupos formales de tarea y de mando están creados por la organización formal como un medio para conseguir un fin.

Los grupos formales de interés y de amistad son importantes por si mismo. Ellos satisfacen una necesidad humana básica de asociación.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online