Ley del efecto de Thorndike

Una justificación importante para estos principios del condicionamiento operante utilizado para motivar y modificar el comportamiento la proporciona la clásica ley del efecto de Thorndike:

Entre varias respuestas a la misma situación, las que vayan acompañadas o seguidas de cerca por satisfacción (refuerzo).

Tendrán una mayor probabilidad de volver a producirse; las que se acompañan o son estrechamente seguidas por algo desagradable o incómodo (castigo)… tendrán una menor probabilidad de ocurrir de nuevo.

La idea de que las consecuencias de la conducta –premio o castigo- son críticas en determinar la conducta futura fundamenta la aplicación del conocimiento operante en el ámbito empresarial.

Recuérdese que el refuerzo positivo ocurre cuando una consecuencia valorada positivamente (un ascenso) sigue una respuesta frente a un estímulo.

El refuerzo negativo ocurre cuando una conducta causa algo indeseado que se quiere alejar (un jefe pesado). El castigo ocurre cuando una conducta no deseada es seguida por una consecuencia negativa.

En la extinción la conducta es debilitada por el retiro de algo positivo.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online