Los niveles de las categorías

Si los consumidores se enteran por primera vez acerca de un producto, lo clasifican en el nivel básico.

Conforme procesan más la información, desarrollan la capacidad de usar clasificaciones más finas. Por ejemplo, cuando las computadoras se introdujeron por primera vez en los cincuenta, se les dio una categoría.

En los años setenta, los consumidores distinguieron entre ordenadores centrales, microcomputadoras y, posteriormente, computadoras personales (PC). En los años ochenta, las PC se categorizaron en computadoras de escritorio, portátiles y laptops.

Luego en los noventa, al extenderse el uso de la laptop, este producto se pudo categorizar de acuerdo con su uso como cuadernos de notas, agendas personales, plumas, asistentes personales, etcétera.

Entre mayor es el involucramiento del consumidor, mayores son las posibilidades de que clasifique los estímulos en niveles más refinados, por consiguiente, el consumidor típico podría decir: “Fui al trabajo en el automóvil de mi vecino”, mientras que el admirador de los automóviles diría: “Fui al trabajo en la nueva Chevy Blazer de mi vecino.”

La categorización basada en el uso también varía según las culturas, los consumidores de China tal vez tenían más categorías para las bicicletas, pero quizá vean a las computadoras en una sola categoría; a la inversa, la mayoría de los consumidores estadounidenses quizá vean las bicicletas como una categoría, pero reconocen las diversas categorías de las computadoras.

Fuente: Apunte de la materia Psicología del Consumidor de la Unideg

Publicado en Psicología del consumidor

Suscríbete:

who's online