Otros tipos de encuadernación

Poste

Este tipo de encuadernación se realiza con postes de plástico o metal que embonan por medio de una rosca a presión con remache. Se utiliza para muestrarios en donde el movimiento es necesario (por ejemplo, el encuadernado de las guías de color para impresión Pantone®).

Espiral metálica

Los encuadernadores de espiral constan de una sencilla espiral de alambre normalmente está forrada con plástico de colores que pasa por una serie de pequeñas perforaciones redondas en las hojas. Esta forma de encuadernado se puede doblar, siendo inapropiada para un lomo rígido. Las páginas opuestas quedan fuera de registro, por lo que no se deben emplear ilustraciones a página doble.

En la encuadernación mecánica se debe cuidar el no cortar la pasta al tamaño exacto del papel, ya que las hojas se saldrán por la orilla, teniendo con ello que aumentar unos milímetros a las pastas. (Ejemplo: cuadernos de espiral)

Carpetas de arillos

Las carpetas con arillos metálicos son muy útiles para ciertos usos y gozan de gran popularidad, gracias a sus ventajas tales como: el quedar totalmente planas al abrirlas, el no requerir demasiado margen para la encuadernación y la posibilidad de añadir hojas o retirarlas.

Es necesario tomar en cuenta que si se añaden demasiadas hojas se pueden romper o desprender, por lo que se recomienda lo siguiente: 264 hojas -528 páginas- para un anillo de 1″ con papel de impresión de 135 grs.

Encuadernado perfecto

Este se hace con calor en una máquina especial, es muy rápido y práctico para documentos y tirajes cortos.

Nota. Debemos recordar dejar un margen suficiente en el impreso para acomodar el tipo de encuadernado que vaya a llevar. Así como tener en cuenta también la resistencia que ofrece cada tipo de encuadernado, para que este vaya de acuerdo con el uso que va a tener el impreso.

Fuente: Apuntes de la materia de postprensa de la Universidad de Londres

Publicado en Postprensa

Suscríbete:

who's online