Parsons y las dimensión de la acción social

Para Parsons, la acción social debe ser estudiada en sus dos dimensiones: estructura y funcionamiento. A la vez, la estructura tiene cuatro objetos:

1. Psicológicos. Acciones imprescindibles y afectivas (comer, reír, pensar, etc).

2. Físicos. Objetos materiales, no interactúan pero son medios.

3. Culturales. Regulan y le dan significado a la acción.

4. Valores y normas sociales. Otros individuos con quien se interactúa.

En lo que se refiere al funcionamiento de la acción social podemos describirlo a través de tres modos:

1. Catético. Relacionado al amor y al afecto.

2. Cognitivo. Relacionado al conocimiento, se deja conocer.

3. Evaluativo. Relacionado al valor, se relaciona con algo por cuan correcto es.

Puesto que la sociedad y la acción social se desarrollan bajo un concepto sistémico, entonces la pregunta es: ¿cómo lograr que este sistema se encuentre en constante equilibrio?

Talcott Parsons sugiere que primero para que haya una comunicación, una coordinación entre los subsistemas de ese gran sistema social es importante que se definan los fines y los objetivos de éste, así como los métodos para obtener los resultados esperados.

Como paso siguiente se establecen las normas de funcionamiento, sistemas de gratificaciones y sanciones, así como nombrar a los responsables y autoridad correspondientes. Después de definir el subsistema político se busca socializar a la gente.

Este proceso comienza desde la niñez de acuerdo a las normas establecidas y recurriendo a los sistemas de gratificaciones y sanciones para lograr los fines sociales. Este último concepto estipula que los integrantes de la sociedad conozcan sus valores en que se sustentan, así como la motivación correspondiente para que sean aceptados.

Por otro lado, si se desea asegurar los resultados u objetivos de la sociedad, es importante dividir el trabajo entre los distintos integrantes, coordinándolos e integrándolos. El lugar que ocupe el individuo en la sociedad será el que determine su prestigio, propiedad y poder que tenga.

Así, de esta forma, la sociedad gratificará al individuo que haya cumplido en gran medida con los fines en la pirámide social. Es decir, tendrá un mejor nivel de vida, así como

un estatus social, aquél que se haya preocupado en gran medida por su educación y formación social, que aquél que no haya cumplido en lo más mínimo en estos renglones. El fracaso de la sociedad comienza y termina por el fracaso individual.

En su producción literaria, encontramos algunos estudios y síntesis dentro del campo de la Sociología Sobresalen las traducciones de las obras de Max Weber: La Teoría Social y económica de las organizaciones y La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo, así como algunas otras obras de espíritu propio: La estructura de la acción Social (1937) y El sistema social (1951). Finalmente, muere el 8 de mayo de 1979.

Fuente: Administración I de la facultad de contaduría y administración, UNAM.

Publicado en Administración

Suscríbete:

who's online