Principios del aprendizaje autónomo

Una de las principales características del aprendizaje adulto, especialmente en el campo de la educación a distancia, en donde no existen horarios de clases preestablecidos ni lecciones magistrales a las que se deba atender, es que el estudiante debe controlar su propio proceso de aprendizaje, en esto consiste el aprendizaje autónomo. La autonomía se relaciona directamente con la capacidad de actuar de forma independiente.

Por tanto, como estudiante a distancia, nadie va a decirte cuándo ni dónde debes estudiar; tienes que ser capaz de establecer tu propio ritmo de aprendizaje, realizar el ajuste del desarrollo de cada materia propuesto por los docentes a tu cronograma personal y, en definitiva, tomar tú las riendas de tus estudios. Esto quiere decir que tienes que ejercer un papel activo y autorregular tu proceso de aprendizaje, cuestiones en las que entraremos con mayor profundidad en los módulos siguientes.

Las características que definen al estudiante autónomo, que es capaz de autorregularse, son las siguientes:

  1. Estudia por el placer de aprender cosas nuevas, por motivos importantes para la persona y no por efecto de presiones o motivos externos.
  2. Establece sus propios objetivos así como metas realistas.
  3. Planifica el desarrollo de las actividades de acuerdo con los requisitos de cada tarea y el tiempo de que dispone.
  4. Busca los medios necesarios para la realización de las actividades.
  5. Estudia con técnicas que permiten profundizar en la materia.
  6. Lleva a cabo un seguimiento continuo de lo que se va alcanzando.
  7. Evalúa los logros obtenidos y extrae las consecuencias de la experiencia para aplicarlas.

Fuente: Entrenamiento en competencias para el estudio autorregulado a distancia de la UNED, licencia Creative Commons License 2.5.

Publicado en Competencias para el estudio a distancia

Suscríbete:

who's online