Psicología de la eficiencia industrial

La psicología industrial en Europa propició el nacimiento de una disciplina de suma importancia y utilidad.

En el México de los años 20 la psicología clínica se encontraba subordinada a la filosofía e imperaba la orientación clínica.

En esos tiempos la investigación jugó un papel importante, puede mencionarse al Doctor José Gómez Robledo, quien hizo contribuciones de relevancia al elaborar pruebas psicológicas, estudios sobre psicología del mexicano y su orientación de carácter laboral.

Dadas las situaciones sociales, económicas y políticas, el psicólogo se enfrenta a la problemática de que los recursos humanos técnicamente preparados para hacer frente a la expansión del trabajo y el crecimiento industrial son insuficientes.

Por tanto la psicología del trabajo debe trabajar conjuntamente con otras disciplinas afines a su campo de acción para lograr resultados óptimos, atacando con ello los problemas que puedan surgir dentro de las organizaciones.

Actualmente la psicología del trabajo, se especializa en las áreas del personal, el consumidor, la ingeniería humana y organizacional, abarcando todo lo que se refiere al mundo del trabajo.

En general, el psicólogo industrial aplica sus conocimientos en las siguientes áreas: selección, colocación y entrenamiento de los empleados, eficiencia del trabajador, administración de organizaciones, comportamiento del consumidor.

Entre los principales problemas que encontramos para que el psicólogo industrial ejerza su profesión, está la resistencia por parte de los supervisores, o bien, personal ejecutivo que tiende a aferrarse a la manera tradicional de hacer las cosas y a no aceptar los cambios propuestos por el psicólogo, quien muchas veces es más joven y se desconfía por ello de su competencia para desempeñar el trabajo.

Lo más probable es que las empresas del futuro sean mayores y más impersonales para cada empleado. Tocará a los psicólogos crear sistemas que atenúen la despersonalización y enajenación para que el empleado se sienta parte de la empresa.

El psicólogo de ingeniería industrial debe encontrar la manera de diseñar y adaptar el equipo y las técnicas de fabricación al uso eficiente y sin riesgos.

Gran parte del equipo moderno está automatizado y aunque requiera de mantenimiento especializado requiere de poca atención en su operación normal. El psicólogo tendrá que idear medios que aligeren el aburrimiento y desatención que provoca la vigilancia de maquinaria automatizada.

Los trabajadores se jubilan hoy mas jóvenes y muchos laboran menos horas o días porque se introducen horarios flexibles o más breves. El aprovechamiento del tiempo libre exige una planificación cuidadosa y, quizá, adiestramiento.

Esta tarea es responsabilidad de la industria y la necesita la dirección del psicólogo.

Una de las tareas principales del psicólogo industrial consiste en mejorar la calidad de vida laboral. El aumento de sueldo ha dejado de ser un incentivo para mejorar la productividad porque el personal también desea encontrar el sentido y el valor de su vida laboral.

Este movimiento de humanización del trabajo sin duda será en el futuro una innovación porque resulta una idea sumamente prometedora.

A medida que se expanda la economía y los trabajadores deban cumplir con nuevas exigencias, la amplitud y urgencia de las tareas que afrontan los psicólogos industriales habrá de aumentar mucho.

La psicología está destinada a desempeñar un papel aún más importante en la vida de las empresas.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online