Rasgos “universales” en relación con los grupos

Existen algunos rasgos “universales” en relación con los grupos, características que parecen aplicarse a todos ellos.

– Existen los grupos pequeños y deben manejarlos los gerentes.
– La formación de grupos es inevitable. Cuando las personas se ponen en contacto, surgen varios tipos de grupos definibles.

En las organizaciones, es posible que los “veteranos” formen una unidad social con otros empleados antiguos y que los “recién integrados” tiendan a tener una relación estrecha entre sí.

Todos los grupos movilizan poderosas fuerzas que afectan a las personas.

La historia está llena de individuos aparentemente inconsecuentes que, al colocárseles en un grupo de mando, han influido en el curso del desarrollo humano.

– El comportamiento de los grupos tiene consecuencias buenas y malas.

Un grupo puede ser bueno para fomentar algunos aspectos del comportamiento individual, pero también puede inhibir el desempeño, como cuando un grupo de trabajo presiona a un “rompe marcas” por haber superado los estándares de producción establecidos por el grupo.

Son numerosos los problemas a los que se enfrentan los grupos de trabajo, y ellos mismos deben resolverlos.

Esto ocurre implícita y explícitamente a través del tiempo. Además, los grupos pueden cambiar la forma en la que hacen algunas de estas cosas, pero la manera en la que cada uno resuelve esos problemas lo hace peculiar.

Fuente: Apuntes de la materia Psicología del trabajo de la facultad de contaduría y administración, UNAM

Publicado en Psicología del trabajo

Suscríbete:

who's online