Trabajo agrícola

La agricultura representa el ejemplo más elocuente de cómo los aztecas transformaron su territorio y dieron un giro específico al desenvolvimiento de sus fuerzas productivas para abastecerse de alimentos.

A falta de tierra firme para la agricultura, los aztecas construyeron chinampas o campos flotantes mediante el entramado de ramas y plantas acuáticas arbóreas que cubrían con carrizos, tules y otras materias ligeras pero capaces de soportar una gruesa capa de lodo que sacaban del fondo de las aguas.

La producción que obtenían de las chinampas proporcionaba a los aztecas y demás tribus indígenas del valle productos como maíz, fríjol, calabaza, tomate, chile, aguacate, melón, chía, nopales, tunas y pulque. Complementaban su alimentación con carne de venado, liebre, conejo, aves silvestres, guajolote, ganso, pato y el perro que habían llegado a domesticar .

El cultivo en chinampas ya era conocido desde tiempos muy remotos por las culturas que florecieron en el altiplano central con anterioridad a los aztecas.

La técnica del cultivo en chinampas fue utilizada con gran ventaja por los aztecas gracias a estar situados en medio de la laguna, condiciones naturales inmejorables para su aplicación. De la chinampa se generó una notable producción que permitió que la productividad se elevara de 300 a 500 tantos.

Esta productividad agrícola se impulsó aún más por medio de la fertilización, utilizando como abono el limo de los lagos y peces muertos. La tierra la cultivaban indistintamente hombres y mujeres; sembraban en cada montecillo de tierra, depositaban 3 granos de maíz y un pez muerto en calidad de fertilizante.

Luego de la cosecha de maíz plantaban en el mismo sitio fríjol que trepaba por la cañuela del maíz. Después plantaban calabazas.

En el crecimiento de la productividad agrícola prácticamente no intervino la utilización de instrumentos de trabajo más desarrollados.

Las herramientas utilizadas por los mexicas eran muy rudimentarias y tradicionales: la coa, una pala para sacar el fango del fondo del lago, y un cuchillo de hueso, en la cosecha de maíz el que no se creara innovación en los instrumentos de trabajo agrícola se debió posiblemente a que resultaban innecesarios, dada la elevada productividad del cultivo en chinampas y por la fertilización de las mismas.

Con la construcción de chinampas los mexicas fueron ampliando la extensión individual de tierra cultivable, y de esta manera el territorio firme de la comunidad azteca, así como la producción agrícola.

Fuente: Apuntes de Producción Agroindustrial de la Unideg

Publicado en Producción agroindustrial

Suscríbete:

who's online