El informe para los accionistas

Cada sociedad anónima emplea en forma muy diversa los registros e informes habituales de sus actividades financieras.

De manera periódica, se preparan in-formes para organismos de control, para acreedores (prestamistas), para propietarios y para la gerencia.

Los organismos de control, como las comisiones de valores federales y estatales, exigen la declaración exacta de la información financiera corporativa. Los acreedores usan esta información para evaluar la capacidad de la empresa para cumplir los pagos de deuda programados.

Los propietarios la emplean para decidir si deben comprar, vender o conservar las acciones de la empresa. La gerencia se preocupa por cumplir las disposiciones regulativas para satisfacer a los acreedores y propietarios, y para supervisar el funcionamiento de la empresa.

Las directrices que se usan para preparar y mantener registros e informes financieros se conocen como principios de contabilidad generalmente aceptados.

El organismo regulativo de la actividad contable, el Financial Accounting Standards Board (FASB), es el que autoriza estas prácticas y procedimientos de contabilidad.

La Securities and Exchange Commission (SEC), el organismo regulativo federal que rige la venta y la cotización de valores, exige a las sociedades anónimas de posesión pública que proporcionen cada año un informe para los accionistas.

Este informe anual resume y documenta las actividades financieras realizadas por la empresa durante el año anterior.

Comienza con una carta del director o presidente del consejo de administración de la empresa dirigida a los accionistas.

Fuente: Apuntes de Administración financiera de la UNIDEG

Publicado en Administración financiera

Suscríbete:

who's online