Mecanismos de defensa

La gente que no puede enfrentar la frustración, con frecuencia redefine mentalmente la situación frustrante, con el fin de proteger su autoimagen y defender su autoestima.

Por ejemplo, una joven que suspira por un abrigo de visión que está fuera dé su alcance. La persona que enfrenta la situación puede elegir una piel menos costosa, como nutria, o un abrigo de tela con un cuello de piel.

La que no puede enfrentar la situación puede reaccionar con ira hacia su patrón porque no le paga lo suficiente para comprar el abrigo que quiere, o puede decidir que vestir pieles de animales es una costumbre bárbara en la que no desea participar.

Estas dos últimas posibilidades son ejemplos respectivos de agresión y racionalización, mecanismos de defensa que la gente adopta algunas veces para proteger sus egos del sentimiento de fracaso cuando no alcanzan sus metas. Otros mecanismos de defensa incluyen la regresión, retiro, proyección, identificación y represión.

Fuente: Apunte de la materia Psicología del Consumidor de la Unideg

Publicado en Psicología del consumidor

Suscríbete:

who's online