Nitruración

Es un tratamiento termoquímico en el que por difusión penetra N en el interior de la pieza de acero, formando una capa de nitruros muy dispersa (en forma de partículas muy repartidas) que dotan de gran dureza al acero, tanto mayor cuanto más dispersos estén los nitruros.

A diferencia de la cementación, éste tratamiento no exige de un temple posterior. La Nitruración se realiza introduciendo la pieza en el interior de un horno y haciendo fluir a través de la cámara de este NH3 que se descompone a temperaturas del orden de 550º – 600ºC en N2 y H2.

El N penetra a través de laα red del acero, pero al presentar poca solubilidad en una primera fase forma otras fases y además se combina con el Fe dando nitruros; estos nitruros de hierro coalescen dando lugar a un reparto de partículas que no son de pequeño tamaño, por lo que en general los aceros para nitrurar son aceros que contienen Cr y/o Al, porque los nitruros de estos elementos son más estables térmicamente y tienen menos tendencia a coalescer.

La Nitruración es un tratamiento lento (para conseguir capas nitruradas de varias décimas de mm. de espesor se requieren entre 50 y 60 horas) por lo que sería interesante efectuar el tratamiento a mayor temperatura. Pero temperaturas altas provocan mayor coalescencia de los nitruros, perdiendo éstos dureza.

Fuente: Apuntes de Ciencia de Materiales. Ingeniería Química – Universidad de Huelva

Publicado en Ciencia de materiales

Suscríbete:

who's online