Oscar Wilde

Escritor británico Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde nació el 16 de octubre de 1854, en Dublín y estudió en el Trinity College de esa ciudad. De joven solía participar en las reuniones literarias organizadas por su madre. Más tarde, mientras estudiaba en la Universidad de Oxford, destacó en el estudio de los clásicos y escribió poesía; su extenso poema Ravenna ganó el prestigioso premio Newdigate en 1878, y convirtió el estilo bohemio de su juventud en una filosofía de vida.

En Oxford, recogió la influencia de innovadores estéticos como los escritores Walter Pater y John Ruskin. De carácter excéntrico, el joven Wilde llevaba el pelo largo y vestía pantalones de montar de terciopelo.

Su habitación estaba repleta de objetos de arte y elementos decorativos, como girasoles, plumas de pavo real y porcelanas chinas. Sus actitudes y modales fueron repetidamente ridiculizados en la publicación satírica Punch y en la ópera cómica de Gilbert y Sullivan Paciencia. A pesar de ello, su ingenio y su talento le hicieron ganar innumerables admiradores

A partir de la década de 1880 su creatividad comenzó a brillar con la publicación de volumen de relatos El príncipe feliz (1891), al que siguieron El crimen del Lord Arthur Sacille y otros relatos y la novela El retrato de Dorian Gray (1981) una moderna fábula sobre la celebración de la conciencia humana.

De la misma época data su volumen de ensayos Intenciones, en el que destancan “ La decadencia de la mentira” y “El crítico como artista”.

La década de 1890 estuvo marcada por el éxito artístico y financiero de sus obras teatrales como El abanico de Lady Windermere, estrenada en 1892, cuando también comenzaron los ensayos e su pieza Salomé drama de tema bíblico escrito en francés, que concreta los elementos clave del decadentismo como el énfasis dado al deseo sexual y la pulsión de muerte.

En1895 se estrenaron El marido ideal y La importancia de llamarse Ernesto, comedias ágiles y divertidas que, sin embargo, no han resistido bien el paso del tiempo.

En la cúspide de la fama, Wilde promovió un juicio por difamación contra el marqués de Queensberry, padre de Lord Alfred Douglas, amate del escritor.

Durante el juicio se hicieron evidentes sus tendencias homosexuales y lo condenaron a dos años de trabajos forzados en la cárcel de Reading. En ese periodo escribió su ensayo reflexivo De Profundis, dedicado a la memoria de su mare.

Al quedar libre estableció en Beneval, Francia, donde escribió la Balada de la cárcel de Reading, un impactante poema en versos sobre la culpa, el desamor y la traición.

Murió en parís el 30 de noviembre de 1900.

Publicado en Biografías