Conflicto

Idalberto Chiavenato ofrece una definición clara de lo que se debe entender por conflicto Un conflicto “significa la existencia de ideas, sentimientos, actitudes o intereses antagónicos y enfrentados que pueden chocar”. “Por lo que se presupone la existencia de desacuerdos, desaprobación, disensión, disentimiento, incongruencia, discordancia, inconsistencia, oposición”.

En la operación cotidiana de las organizaciones, las decisiones unánimes y ausentes de dificultades posteriores, son excepcionales. Es por ello que al directivo se le exigen habilidades gerenciales superiores para prever, neutralizar, minimizar y aún evitar los conflictos.

¿A qué obliga la falta de estructura, la incertidumbre, los riesgos y los conflictos?, ¿cómo se logra tomar decisiones correctas?

El directivo debe, ante este panorama abrumador, abrir un camino racional, una manera, un método, un modelo que “aumente la probabilidad de que sus decisiones sean lógicas y estén bien fundadas. Una decisión racional da por resultado la consecución máxima de metas dentro los límites que impone la situación”.

Fuente: Apuntes de Administración V de la FCA de la UNAM

Publicado en Administración avanzada

Suscríbete:

who's online