Elementos de la oración

La oración consta de dos elementos: el sujeto (aquello de lo cual se habla) y el predicado (lo que se dice del sujeto). De ellos, es esencial el predicado, ya que el sujeto puede estar sobrentendido o no existir gramaticalmente (como en el caso de las oraciones impersonales).

El sujeto tiene su núcleo (sustantivo o función equivalente), constituido por la palabra o las palabras que contienen la idea principal. Además, puede tener complementos, o sea palabras que determinen o limiten la extensión del núcleo (complemento determinativo), que indiquen sus cualidades (complemento calificativo) o que expliquen algo de él, de modo incidental, y vayan entre comas (complemento explicativo).

El predicado también tiene su núcleo (que es el verbo predicativo, o el verbo copulativo con su atributo), sede de la idea fundamental de la predicación. A su vez, puede tener complementos: el que recibe directamente la acción indicada por el verbo y que ha ejecutado el sujeto (complemento directo); el que indica el fin, daño o provecho de la acción verbal (complemento indirecto); y el que señala las circunstancias de tiempo, lugar, modo, compañía, cantidad, instrumento, causa, argumento, etcétera, en que se ejecuta lo indicado por el verbo (complemento circunstancial).

Partes de una oracion

Clasificación de las oraciones

Estructura de la oracion

Fuente: Apunte de Comunicación escrita de la U de Londres.

Publicado en Comunicación escrita

Suscríbete:

who's online