Introducción al barnizado

El barnizado consiste en extender una capa fina de barniz transparente (brillo, mate, semimate, etc.), generalmente realizado en línea con la impresión (como si fuese un color más). Se da a toda la superficie del pliego, o parcialmente si se quiere reservar.

Este barniz servirá especialmente como protección de la imagen impresa. Se recomienda cuando se imprimen fondos de color grandes que posteriormente se tienen que manipular. El barniz evita roces o ralladuras y da al impreso mucho más realce y vistosidad.

Este acabado, mate o brillante, agrega protección a los impresos y puede ser de diferentes tipos: barnizado de máquina, barnizado ultravioleta o UV y barnizado en serigrafía. En el caso de requerir barniz a registro, es necesario hacer un negativo de la silueta a barnizar.

Debemos considerar que la gama de color del documento se oscurecerá un poco al aplicar este acabado.

La base fundamental para un óptimo barnizado se encuentra en la imprenta. Por eso es necesario que el impresor y el diseñador desde la fase de planeación tengan una estrecha colaboración que permita hacer del producto impreso un producto precioso, ya que las técnicas más refinadas no podrán dar ayuda alguna cuando se han usado materiales inadecuados.

Por lo anterior, consideramos importante conocer las ventajas y desventajas de los diferentes tipos de barnices o recubrimientos que existen en el mercado de las artes gráficas, buscando ilustrar las opciones y así descubrir brevemente las tendencias en las tecnologías de aplicación que se emplean en los barnices o recubrimientos.

En la actualidad es tan relevante e interesante la mejora que tienen todos los productos de la industria gráfica gracias al uso de los barnices o recubrimientos. La tendencia en optimizar las propiedades visuales y físicas es evidente en los últimos años.

Por ejemplo, vamos al supermercado y vemos cómo en toda clase de empaques, etiquetas, así como en libros, revistas y folletos, nos muestran un brillo y propiedades que destacan su presencia dentro de la oferta comercial. Los consumidores de los productos del sector gráfico se han familiarizado tanto con estas nuevas características que para los impresores representan ahora una exigencia que no puede pasarse por alto. La utilización de este recurso gráfico (barnices o recubrimientos) demanda el conocimiento de varios factores que optimicen el resultado final, tales como la determinación del sustrato sobre el cual se aplican los barnices, su método de aplicación, la forma de secado, la compatibilidad química entre el barniz con la tinta impresa y las especificaciones del producto final.

Barnices o recubrimientos de sobre impresión

Empezaremos por indicar los diferentes barnices que existen en el mercado de las artes gráficas. Los barnices de sobre impresión están bajo seis categorías principalmente: barnices base aceite, barnices base solvente, barnices base agua, barnices UV, barnices EB y los llamados barnices (adhesivos) termosellantes.

El uso de estos tipos de barnices o recubrimientos en la industria gráfica mejorarán las propiedades de la impresión con una amplia gama y optimizarán la adherencia de un barniz, como es el caso de los primers.

El barniz base aceite, también denominado barniz de “máquina”, es un recubrimiento de resinas de brea modificada y aceites naturales, en ocasiones con aditivos de cera. Se utilizan sobre la superficie de papel o cartón, ofreciendo a la impresión una protección y presentación con brillo moderado y sin brillo (mate).

Los barnices base aceite son de alta viscosidad, se aplican en una máquina offset a través del tren de tintaje en la última estación de impresión, nombrándose húmedo” y podrá ser “en seco”, cuando la impresión haya secado. Son considerados como recubrimientos económicos y efectivos porque en su aplicación se usan cuerpos impresores convencionales, ampliamente usados en el mercado actual de Impresión offset. Asimismo, cuando se aplican en toda la hoja se denomina plasta” y cuando solamente es un área específica se le conoce como “barniz a registro”.

Su empleo sobre los impresos es para tener cierta resistencia al frote, pero debido a algunos de sus componentes exteriorizan en un corto tiempo una coloración amarilla, además los tiempos de secado son relativamente largos comparándolos con otros barnices.

El secado de los barnices base aceite son por oxidación, es decir, el secado (la reticulación química de cada una de las moléculas) se produce tomando oxígeno del aire. Este es un factor dependiente de tiempo y temperatura. El oxígeno ha de ser transportado hasta los puntos reactivos, así que hay que contar con un tiempo de secado de entre 2 a 12 horas aproximadamente. El contenido de sólidos es de un 50%.

Algunas características de los barnices base aceite: Por sus desventajas, su presencia es cada vez menor y están siendo desplazados por otro tipo de barnices de sobre impresión.

Barnices base solvente. Comúnmente estos recubrimientos están compuestos por una mezcla de resinas duras y plastificantes contenida en un sistema disolvente.

Las resinas de nitrocelulosa son las más usadas dentro de este grupo de barnices. Por muchos años, la nitrolaca ha sido ampliamente empleada por los impresores, ya que produce una película extremadamente resistente a la abrasión y con un excelente brillo. Sin embargo, debido a que en su composición intervienen disolventes orgánicos muy inflamables, entre otros, su uso se ha restringido hasta casi el punto de la prohibición. Las empresas que utilizan la nitrolaca deben instalar en sus talleres plantas de recuperación e incinerado para contrarrestar los riesgos que se desprenden de su utilización.

El tercer tipo de barnices que los impresores pueden aplicar es un barniz base agua basado en dispersiones acrílicas, también llamado barniz IR (infrarrojo), debido a uno de sus métodos de secado. Estos recubrimientos son también conocidos como barniz de dispersión, el mecanismo de formación de película es de secado físico, es decir, se seca al evaporarse el agua usada como disolvente.

Así se acercan las distintas partículas polímeras unas a otras. A través de la presión capilar que surge, las micro partículas se funden en una película homogénea. Aquí, el tiempo de secado es de unos 10 a 30 segundos y su contenido de sólidos es de 30 a 45%.

A principios de los años setenta los barnices acuosos se introdujeron con gran éxito y actualmente son los barnices que están desplazando a los barnices base aceite y solvente. Este tipo de barnices se aplican en la última estación de una impresora offset (en línea) o en el sistema de “mojadores” (fuera de línea), también en una prensa flexográfica o a través de un cilindro barnizador directo.

Algunas características de los barnices base agua

Recientemente ha habido una tendencia a aplicar un barniz base agua llamado primer sobre las impresiones que serán barnizadas por algún barniz UV Normalmente trabajarán muy bien, sin embargo, ambos barnices deben de ser evaluados, para determinar su compatibilidad.

Fuente: Apuntes de la materia de postprensa de la Universidad de Londres

Publicado en Postprensa

Suscríbete:

who's online